Feeds:
Entradas
Comentarios

Hoy unas píldoras, llenas de opinión, que para información ya están los reglamentos… 😛

7 Wonders: BIIIIP, BIIIIP, BIIIIP,… <<Sonido de alarma>>  ¿Nos han vendido una moto?…

Dicen que este juego es uno de los mejores del año. Si es así, mejor vayamos cerrando el chiringuito…

  • Que es un juego entretenido: sí.
  • Que se van a hinchar a venderlo: sí.
  • Que se va a jugar mucho en los próximos días: sí.
  • Que puede ser un buen juego de iniciación, para alguien no muy acostumbrado a jugar y que quiera una duración más corta que ‘Ciudadelas’ o ‘Condottiere’: sí.

Entonces, ¿qué problemas tiene?:

  • Que es muy ligero: sí.
  • Que no hay posibilidad de plantear una estrategia: sí.
  • Que se hace muy corto: sí.
  • Que si hay algún novato, gana casi seguro uno de los de al lado: sí.
  • Que a los jugones les aburrirá antes que otros juegos de cartas con los que se compara (por ejemplo: Dominion): sí.
  • Que debería ser vendido como un filler entretenido en caja pequeña y nunca superar los 20€: sí.
  • Que nos lo han vendido como el mejor juego de cartas de los últimos tiempos, en caja grande y cerca de 40€: sí.

En resumen:

  • Lo compraría: no.
  • Lo regalaría a alguien: quizá.

“Disclaimer”:

  • Opinión formada después de 2 partidas, pero siempre se juegan las mismas cartas, así que sinceramente creo que no dará para mucho más…

Troyes: Aquí poco voy a decir porque quiero jugarlo más. Ayer echamos una partida y me pareció que tiene mecánicas realmente originales y eso es un gran punto a favor. Lo malo es que no vi demasiada fluidez a la partida y además cometimos algún pequeño error de interpretación de las reglas, así que lo dejaremos en “stand-by” de momento.  Link segunda partida.

Lo jugamos a 3 y el que va último parece que tiene algo de desventaja, creo que con 4 aún será algo peor. Cuando venía para casa vine pensando que quizá sea mejor a 2 que con más gente y al mirar en BGG (eso sí con pocos votos, 8), parece que esa idea se impone: “Best with 2 players / Recommended with 2, 3, 4 players”.

Por último, comentar el triunfador del fin de semana, Qwirkle Cubes, tremendamente vistoso y muy divertido. Además, puede ser disfrutado por tanto por jugones como por jugadores ocasionales, ya que las reglas son bastante sencillas de explicar. Cada turno tendrás que conseguir poner en línea el máximo número de cubos del mismo dibujo y distinto color o del mismo color y distinto dibujo. Obteniendo un bonus si pones el sexto.

Hay otra versión sin dados (las fichas de cada jugador tienen el símbolo fijo y permanecen ocultas), pero creo que esta es mejor, ya que puedes planificar mejor tus jugadas al ver los cubos de los demás. El símbolo que tienen ahora (que podrá cambiar si lo desea al jugador al principio de su turno) y sobre todo el color (que no podrá cambiar). Dicen que con jugadores muy pro análisis-parálisis puede ser un poco infierno, pero las 2 partidas que eché el fin de semana, fueron muy ágiles.

Para cerrar una foto, al finalizar la partida:

Me llega por correo la siguiente recomendación:

http://mepplecommander.blogspot.com/2010/10/concurso-mepplestorming.html

y aprovecho para indicar que acabo de hacer mi foto esta mañana y que ahora me falta ponerle el “slogan” y enviarlo. 😉

animaros a participar si aún no lo habéis hecho y mi enhorabuena a los organizadores…

 

Y el pasado Lunes repetimos las Lounge sessions y jugamos a lo siguiente:

Lord of the Rings: The Confrontation: En este caso jugamos un par de partidas a la versión Deluxe pero con los personajes y cartas de la edición normal. Las diferencias fundamentales son que el Deluxe los personajes vienen impresos, con diferentes características, por ambos lados y se incluyen 2 cartas especiales más para cada bando.

Un jugador será el que lleva a los buenos, la Luz, y otro a los malos, las Sombras. Salas llevó a los buenos y yo a la oscuridad más oscura. El objetivo de la Luz es llegar con Frodo a Mordor (para destruir el famoso anillo) y en mi caso, tenía o que cargarme a Frodo o llegar con 3 malotes hasta la comarca.

Sin las cartas especiales daba la impresión de que las Sombras se llevarían la partida de calle, porque los tíos son mucho más burros. Pero, nada más lejos de la realidad, el tito Knizia lo ha compensado muy bien con estas cartas, siendo muy fácil perder en un despiste y teniendo que tener mucho cuidado y control de lo que se hacer. Tal es así, que el pringadín de Frodo, me ganó las 2 partidas. Existe una carta (que sólo se puede usar una vez) que permite montar a cualquier personaje del jugador de la luz en el caballo de Gandalf y llegar tan lejos como pueda, si no se encuentra con ninguna sombra (como Frodo gana si llega a Mordor, haya allí malotes o no), hay que defender desde casillas más adelantadas.

El juego, al principio parece una chorradilla (una especie de Stratego, del que yo era auténtico fan en mis años mozos, vitaminado). Es difícil pillarle el truquillo porque hay muchos personajes y cada uno tiene una habilidad diferente, de hecho cometimos varios errores muy tontos, pero según se va jugando más le vas viendo la profundidad y lo bien hecho que está.

En resumen, me pareció un juego excelente y que contra un contrincante habitual (o de similar nivel) se disfrutará muchísimo.

Para terminar, como la vez anterior, le expliqué un juego al amigo Salas, para que le de vidilla con su familia este fin de semana, el Perudo o mentiroso de dados (con las fredo-reglas).

Ya le explique que a 2 jugadores es como si estuviéramos jugando la ronda final, habiendo llegado los 2 con la totalidad de los dados (algo poco probable), y que el juego se disfruta con el mayor número de jugadores posible.

Espero que no se te olviden las reglas y triunfes este finde 😉

Hace un par de Lunes, el señor Salas (de ahí lo de Lounge 😉 ) y yo estrenamos las miniquedadas, por su duración (unas 2 horas) y que trataremos de seguir realizando todas las semanas que sea posible.

En la primera Lounge Quedada, jugamos a lo siguiente:

Director de Campaña 2008: Salas llevaba a Obama, que partía con 2 votos de ventaja y yo a McCain. Jugamos con el mazo “preconstruido” que vienen a ser las mismas 15 cartas para cada uno, dándole unas 2 vueltas y pico al mazo, creo recordar. El juego es muy divertido, es una especie de Aton (salvando las distancias, principalmente en el sistema de colocación de las fichas; que, por cierto, también me gusta mucho), pero muy bien ambientado por medio de las cartas. Cada vez, se están resolviendo 4 mayorías para determinar si el estado te vota a ti o al rival, quitándole apoyos, obteniendo el de los grupos indecisos,… Según la importancia del estado, te dará más o menos votos en el escrutinio general.

Una vez que vi como va lo de los apoyos de los grupos mayoritarios en el mazo inicial, básicamente los católicos para mí y los pro-Reagan para Obama (los demás se utilizarán con el resto de cartas no incluidas). Le pegué un buen viaje al amigo Salas, colocando 3 estados con los católicos como dominantes y luego jugando la carta en cuestión, que me dio media partida.

El juego es muy divertido, aunque a media partida si dio la impresión de ser un poco repetitivo y algo largo para lo que es (probablemente porque pusimos estados “muy tochos” al principio). Pero, la verdad es que luego se resolvió todo muy rápido y el final estuvo bastante tenso, con los estados más pequeños aún por repartir. Cada carta tiene un evento que ocurrió durante la campaña y que explica el efecto de la misma, al estilo de Twilight Struggle o España 1936, algo que me encanta.

En resumen, el juego me gustó mucho y es posible que este finde lo vuelva a jugar con mi colega de batallas.

 

Para terminar echamos una partidilla al Logan Stones, que es cortito, y que Salas quería conocer (yo había jugado varias veces ya), no recuerdo ni quien ganó… 😀 😀

El juego es muy curioso, es del creador de Hive y Army of Frogs (John Yianni), el juego que cierra la trilogía, con reglas comunes a estos pero incluyendo el uso de la memoria como elemento adicional.

Para mí, el mejor de los 3 es el Army of Frogs, aunque el raking de popularidad de BGG parece que no opina lo mismo… 😉

Ayer jugamos a los siguientes juegos en la Quedada de los Miércoles de Clandestino.

Gambit 7: Party game que se vende con el siguiente slogan: “¿Se te da mal el Trivial?, ¿no aciertas ninguna pregunta?, éste es tu juego ;)”. La mecánica es tremendamente sencilla y la duración del juego es muy reducida (unos 15 minutos). Se puede jugar de forma individual o por equipos, con un máximo de 21 participantes (7 grupos de 3). Siempre se juega a 7 preguntas, cada una de diferentes categorías. Las preguntas se responden siempre con un número y posteriormente apostaremos a la(s) respuesta(s) que nos parece más correcta sin pasarse (como el famoso precio justo), no es necesario que sea la nuestra. El juego es similar a Wits & Wagers, un éxito de ventas en Estados Unidos, pero con preguntas más globales para el público europeo y con algunos cambios menores en las reglas, sobre todo en el sistema de apuestas.

Echamos una partida a 5 jugadores, mientras haciamos tiempo para el plato fuerte de la noche y fue todo un éxito, dejando muy buenas sensaciones a prácticamente todos los participantes en la misma. **** Muy buena.

 

Norenberc: Van llegando los pedidos clandestinos de las novedades presentadas en la feria de Essen 2010. Nos pusimos con Norenberc por nuestro lado y por el otro lado con un Inka Empire que no había terminado antes de irme.

En el juego existen varios gremios (los cerveceros, los zapateros, los sastres,…) cada uno con un mercado de sus productos. Los componentes son muy chulos, con grandes piezas de madera para cada producto (como coméntabamos Zoro y yo, no han puesto cubos para que lo tilden de “muevecubos” en Labsk ;)). Durante 4 turnos, se jugarán tantas acciones como mendas (también unos meeples grandísimos de madera), empezamos con 4 y se pueden conseguir más con algunas losetas. Donde podremos comprar y vender productos y alguna otra cosa más. Al final de cada ronda se mirará quién tiene la mayoría de cada uno de los productos ganando el emblema del gremio y una loseta del gremio en cuestión. Estas losetas tienen un número y al final de la partida se comprabará quién posee la mayoría (sumando los números) de cada tipo de loseta. Además, se dan otros premios al que más dinero tenga y por el número de emblemas diferentes.

La mecánica de mayorías durante la partida me gustó mucho, el juego es relativamente sencillo de reglas, pero hay momentos que te vuelves loco porque no sabes que acción elegir como más favorable. Lo que no me gustó es la puntuación final, ya que se reparten pocos puntos y es demasiado fácil ganar o dejar de ganar un 20% de los puntos con una sola elección por no valorar adecuadamente las consecuencias. Quizá hubiera mejorado el juego con alguna puntuación intermedia, de menor valor que la final, al estilo del Alhmabra de Dirk Henn.

En resumen, juego muy vistoso con excelentes componentes, de gran profundidad con pocas reglas, pero para mí gusto no rematado del todo. *** Buena tirando a regular.

Hace un par de Viernes el amigo Pedro de www.ludikarus.com, me invitó a conocer el club de juegos de mesa: DA2.

Allí me encontre con gente legendaria del extinto ludobar El Laberinto, como Paco (Gurney) o Julio (Anaskela). Su compañía fue tan agradable como siempre y desde aquí les mando un afectuoso saludo.

El sitio (DA2) está realmente bien y se respira muy buen rollo, así que si alguien tiene dudas, que se anime a pasarse 😉 A mí por desgracia me pilla demasiado a contramano.

Vamos al turrón… Allí pude probar los siguientes juegos:

Fábula: El juego intenta aprovechar el tirón de Dixit con las excelentes ilustraciones de Mélanie Fuentes (que no es la misma que Dixit, pero con un estilo muy parecido).

El problema aquí es que las ilustraciones sólo se utilizan para dar ambiente y las cartas, que son las que se están utilizando constantemente, son realmente simples. En el juego, cada uno somos un personaje que está intentando colarse en un cuento que está escribiendo uno de los hermanos Grimm (nada más y nada menos), has ahí suena bien. Para colarnos, tendremos que utilizar una de las cartas de objetos mostradas sobre la mesa, estás cartas se irán descartando, quedando sólo 2 para la final.

El problema que le veo al juego es que sólo uno de los jugadores (que no juega, hace de máster) elegirá si lo has hecho bien o mal, en vez de existir un sistema de votaciones comunes o algo. Es muy subjetivo, el ritmo es muy lento y no fomenta demasiado la risa o el cachondeo como otros juegos similares. ** Regular tirando a mala. (y eso que el ambiente y predisposición de los jugadores no pudo ser mejor…)


Railroad Dice: En el este caso de la mano de kalimatias, Ikarus y otro socio del club, pude probar este híbrido entre juego de trenes, juego económico y, además, con dados… ¡mooola!

El juego causó furor en la feria de Essen de 2003 y aunque un poco tarde he podido disfrutarlo, gracias kali ;). En el juego adquiriremos acciones de las diferentes empresas del tablero y simpre que seamos el presidente de la misma (el que más acciones tiene) podremos construir estaciones en el tablero (que es digno de ver como va creciendo) y situando las líneas ferroviarías que lo conectaran con otros tramos de terreno. Cada dado (como mínimo tiraremos 5 al principio del turno) muestra 2 caras con líneas de tren rectas, 2 con curvas, otra te permite comprar acciones y otra tiene una interrogación (el signo más codiciado).

Le falta algo para ser una auténtica genialidad, pero es realmente bueno y todo un “must have” (ya he conseguido uno en ebay para probarlo en Clandestino el día que queráis…). ***** Excelente.

Uno de los pocos lectores de este blog y amigo de afición, ha conseguido que una editorial publique su libro enfocado al público juvenil.

Se trata de José Luis Rodriguez Mena (alguno puede que le conozca como House) y su libro: “Eric y el medallón mágico”.

Se puede comprar desde ya en la Casa del Libro y el próximo Jueves 25 de Noviembre estará firmando ejemplares en la tienda de la Casa del Libro de la calle Hermosilla.

¡Enhorabuena!